El Ego, Ni lo uno ni lo Otro, Ni Tampoco todo lo Contrario.

22 abril, 2006

Hoy me decidí a hablar sobre el ego. Estaba anoche en la presentación del nuevo libro de mi amigo Alejandro Celis, y uno de los presentadores, la antropóloga Patricia May, hablaba sobre el ego y la diferencia entre una vida focalizada en él y una focalizada en nuestra relación con el todo. En fin, Me quedé pensando en como mi comprensión y entendimiento del ego ha cambiado con el tiempo y como se ha ido aclarando lo que este significa para mí.

Trascender el Ego era la consigna de mis primeros años de buscador. Trabajar el ego el de los años siguientes… abandonar el ego, vino luego. Empequeñecer el ego, operar desde fuera del ego, le siguió. La creencia de que el ego es la barrera para nuestra conexión con el universo y en último término para nuestra liberación, ha sido la idea que hemos importado desde oriente, especialmente desde el budismo y las tradiciones Vedanta. Digo creencia, porque para la mayoría de los buscadores espirituales occidentales (dentro de los que me incluyo) esta ha sido una idea que simplemente hemos introyectado sin saber de lo que estamos realmente hablando, ya que nuestra cultura está basada en la supremacía de esta estructura psíquica y es, por supuesto, el mismo ego el que se “engolosina” con la fantástica idea de “trascenderse”. ¡Que puede ser más egótico que un ego sin ego! Hasta al ego le gusta la idea!

Bueno, compartiré lo que he aprendido respecto del ego, de mi ego, y debo reconocer que escribir esto lo alimenta, así que, en un nivel, este escrito me aleja de mi propia iluminación…bueno, es un pequeño sacrificio que estoy dispuesto a hacer por el bien de la humanidad. Después de todo no creía seriamente que hoy día me iba a iluminar.

Lo primero que quiero decir es que usualmente ocupamos la palabra ego como sinónimo de orgullo y arrogancia. Suponemos que el ego es esta sensación y actitud narcisísticamente inflada de sentirme mejor respecto de mi mismo. Pero lo cierto es que la humildad es tanto una expresión del ego como la arrogancia. Es más, socialmente paga mucho más ser humilde, por lo tanto, en la oscuridad de mi pieza, en la noche, me puedo sentir increíblemente bien respecto de mi propia humildad. Es decir, lo único que necesito hacer es no alardear respecto de mi humildad en público y mi ego parecerá pequeño.

Esto me lleva al siguiente punto: No existen egos grandes o pequeños. Si consideramos al ego como la sensación básica de separación existencial que utiliza como vehículo la identidad del organismo, como un ente independiente de lo que lo rodea; esto no puede ser grande o pequeño…es, simplemente. La arrogancia y el orgullo son una manifestación defensiva del ego, de la sensación de identidad separada. Como así también lo es la humildad. Mientras haya “alguien” que pueda ser humilde, arrogante, altruista, egoísta, entregado a los demás, cachiporra o despreocupado de si mismo, habrá un ego.

He escuchado a los budistas decir que lo importante es “practicar” la humildad y la compasión como una forma de trascender el ego. Esto es una huevada de proporciones. Lo único que es posible trascender con esto son las “actitudes” arrogantes y egoístas. Cualquier práctica se refiere a la tendencia a cultivar actitudes. No es posible cambiar la expresión espontánea del organismo a través de una imposición de una forma determinada de comportarse. Lo único que puedo practicar es “parecer” humilde o no “sentirme” arrogante. Pero esto será una máscara más. Ninguna práctica de carácter puede hacer desaparecer al ego. Ya que éste no existe más allá de la práctica misma. El ego es el practicante, el quiere ser humilde y compasivo. El que tiene el pecho hinchado o está de rodillas.

¿Que es el ego entonces? Una de las mejores descripciones la leí de Alan Watts en el Libro The Way of Zen . Esta es mi comprensión de lo que Watts explicaba: El ego es una abstracción que nuestra mente ha hecho de su propio funcionamiento, la cual ha sido puesta en otra abstracción: el tiempo. Por lo tanto, la mente tiene la sensación de sí misma como una identidad en un continium temporal lineal. La mente tiene la capacidad de hacer abstracciones simbólicas y luego relacionarse con ellas como si tuvieran identidad propia. Así que nuestra mente ha creado una representación simbólica de sí misma: el yo, el ego. A partir de esto, basándose en características inpermanentes de sí misma y el cuerpo en la que habita, ha creado una identidad, una personalidad, que al menos en términos simbólicos, es estable e inmutable. Digo en términos simbólicos, porque lo único estable e inmutable en nuestra psique son los sistemas defensivos de la mente. Lo único que puede ser definido son los patrones de defensa que esta mente desarrolló para sobrevivir en el mundo y obtener la satisfacción de sus necesidades y las del organismo al cual pertenece. El ego es un constructo social. El resultado de las experiencias e información que la mente ha tenido en la cultura particular donde se ha desarrollado.

Vamos ahora al punto más espinudo. ¿Es posible trascender el ego? No tengo idea si es posible hacerlo “para siempre”. Los grandes maestros y mi propio maestro dicen que sí, pero como esto no es mi experiencia, en realidad no tengo idea. Lo que si sé es que es posible estar en estados donde esta limitada sensación de identidad con todos sus sistemas defensivos, sus condicionamientos y sus creencias, no esté operando como principal puente entre el organismo y la vivencia de un fenómeno. Es decir, puedo experimentar este universo desde otro lugar que no sea el yo, como un ente separado. Y esto ocurre cuando simplemente estoy presente en el momento, con lo que sea que esté experimentando sin energizar o reprimir nada de mi vivencia, y sin tener una sensación de mi mismo separado del acto en el que estoy involucrado.

¿Es posible vivir en este estado for ever? No lo sé. Me da la impresión que es posible que el ego no sea la estructura primaria de expresión y relación del organismo, pero creo que probablemente el ego como vehículo de expresión organísmica estará siempre ahí. Este es un gran consuelo para mí, ya que después de 20 años como sincero buscador espiritual, mi arrogancia, como manifestación de mi ego, sigue aquí diciéndome que este escrito me quedó fantástico y dará luz a mucha gente respecto de su propio funcionar. Sin embargo debo reconocer que no tengo el más mínimo interés en tener una sólida idea de mi mismo, ni me siento amenazado cuando mi mente y cuerpo se comportan de una manera distinta a lo que yo creía era mi yo. O sea, parece que mi ego está más líquido, flexible… o no?


Deprecated: Tema sin comments.php ha quedado obsoleto desde la versión 3.0.0 y no hay alternativas disponibles. Por favor, incluye una plantilla comments.php en tu tema. in /home/centroexperienci/public_html/wp-includes/functions.php on line 4917

16 respuestas a “El Ego, Ni lo uno ni lo Otro, Ni Tampoco todo lo Contrario.”

  1. cristobal mancilla dice:

    Guau!! gran tema el que has tocado Vikrant. Es un tema medular en la búsqueda interna y fue el motor que inició la mía. He dedicado mucho a entender cómo se mueve lo que llamamos ego y a entender quién soy en realidad…. quién esta ahí detrás, o al lado o abajo. Y lo que puedo decir es que durante años luché por “trascenderlo”, por salir de él,
    desesperadamente. Me engrupí, creí que estaba “afuera”, o “semi afuera” daba cátedras y todo… lo único que puedo decir es que llegó un día en que me cansé profundamente y me di cuenta que mi idea ser
    “bueno”, “puro”, “iluminado” era lo que estaba moviendo esta búsqueda. Ideas que absorbí cuando chico. De esta forma rechazaba la impureza de la personalidad, el “error” por así llamarlo. Entonces comenzó un proceso contrario, dije a ver? qué a hay aquí? es tan repelente esto que llamo mi ego? y recuerdo haber decidido conscientemente empezar a vivirlo, incluso al extremo… me puse sumamente egocéntrico…
    Es verdad, sufría por trangerdir mi búsqueda de la pureza, pero también me di cuenta que no morí en el intento ni me llegó un rayo del cielo.
    No me pesaba tanto mi ego como supuse y me sentí libre. Recuerdo
    haber reivindicado la carta del Tarot “El diablo” (el ego, lo atávico), y me encontré con que también representa una fuerza creativa increíble, que
    trasciende la moral y la ética social. Entre tanta búsqueda y caminos, debo reconocer que me fue dejando de importar la idea de trascender el ego. Concuerdo contigo que no hay nada más egocéntrico que querer trascenderlo y también concuerdo en que es una inexistencia, un conjunto de simbolos que señalan”esto soy yo” pero no exsite ¡¡¡ y somos muy buenos para pelear con cosas inexistentes.
    Simplemente me he olvidado y en eso he encontrado paz. Estoy más centrado en resolver sensaciones de abandono y ese tipo de cosas…
    que el ego. Ahora, cada vez que me doy cuenta, que por asuntos de la ilusión que tengo respecto a mi mismo, o sea por el que creo ser, estoy sufriendo por un choque con la realidad, decido flexibilizar este autoconcepto, porque por experiencia, siempre gana la realidad. Obviamente sigo dándome conchazos en este sentido, pero menos.
    Inevitablemente en esa consciencia, hay cosas que son ridículas e incómodas y uno las va deshechando.
    Como dijo Leonardo Da Vinci, “una buena escultura es aquella que
    queda después de echarla a rodar por un cerro. Se desprende todo lo
    que no sirve.” Me imagino que va quedando algo “verdadero” producto
    de soltar autoconceptos.
    Una vez en un taller le pregunté precisamente por el ego a Alejandro jodorowsky:
    Qué puedo hacer para salir de mi ego…? dame un acto¡¡
    Me contestó: No, no, no… no es posible hacerlo, llevo años tratando de hacerlo y no he podido, a veces yo lo llevo a él, a veces él me lleva a mi… y soy feliz

    Siempre me quedó en la memoria esto.

    En fin… yo creo que el único termómetro para decidir actuar o no desde autoconceptos es: Me hace mal o me hace bien? pero solo puedo dicernirlo si estoy lo más consciente posible….

    Un gran abrazo, como esos que da sólo Cristobal Mancilla… jaja.

  2. silvio dice:

    Vikrant, muy interesante el tema del ego, como casi todos los del blog… y tal como tu dices, observo mi ego en el mismo instante que escribo aquí… en especial el hecho de escribir algo que no me deje como el loly socialmente… jaja

    Podría decir que muchas veces he tenido conceptualizaciones de lo que creo que es en base a mi experiencia, pero como estamos en continuo cambio luego veo que eso no ha servido para nada… vuelvo a cero incluso a no entender nada y sentirme más atrás de cuando comencé a explorarlo… Ultimamente lo veo cuando me siento separado, tal como tu definías… y veo como finalmente “me hace daño” si “opera inconscientemente” que es la mayoría de las veces… Otras siento que lo necesito porque sino no podría hacer muchas de las cosas que hago… por ejemplo muchas de mis motivaciones son egoicas pero gracias a ellas tengo “exitos” (en la pega por ejemplo).

    Me gusta lo de Jodorowsky que decía Cristobal… “A veces el me lleva otras yo lo llevo… y soy feliz” creo que eso es lo que me importa sentirme feliz con o sin ego me da lo mismo…

    un abrazo

  3. tarangini dice:

    Hola hermoso!!!! navegando por estos lados el universo nuevamente te cruzó en mi camino, parce que éste verano ambos estuvimos viviendo los riesgos de una relación libre….ufff…leí y “releí” a Osho y a pesar del dolor coincido plenamente contigo y con él ,en que prefiero el peligro, pero estoy todavía con miles de cuestionamientos y hoy me pregunto si los que optan por estar solos …es para no sentir ese dolor profundo al “perder” al otro….¿que tanto hay de realidad cuando queremos , si cuando el otro elige ser querido or otro ser nos invade un dolor que dramáticamente descrito “te parte el corazón”…que es lo que duele de verdad?…. a propósito del ego…
    un abrazo enorme….me encantaria conversar contigo nuevamnte…..mientras será por estos medios..

  4. edith dice:

    que heavy comentar esto!!!… porque el ego (como arrogancia y orgullo e importancia y sentirse mejor con uno… ¡qué buena descripción!) se ve tan clarito tratando de escribir algo que valga la pena ser escrito…
    y lo mejor: vuelta al estar presente, uno, en la experiencia, y en lo que sea que esté pasando…

    Me gusta esto de exponer el cuidado de la imagen, y de desenmascarar las múltiples y turbias formas de disfrazar al ego… ¡¡con más ego!! … el “bajo perfil” puede llegar a ser un gran alimento para esa dimensión medio sutil del “orgullo de ser piola”… no se me ocurre nada mejor que reirme de lo ingenua/simple/torpe que puedo llegar a ser en este intento ( y ¿pa’ qué lo haremos, ah?) de ser algo distinto de lo que soy… en vez de simplemente usar esa misma energía en… ser… estar entera, presente…

    pucha… la de vueltas pa’ enredar las cosas….

    gracias Vikrant, he disfrutado mucho tus escritos
    (con el dolor de mi ego:-))) )

    un abrazo,

  5. Cristobal Mancilla dice:

    Quería agregar algo… Siento que hay una relación estrecha entre el sentimiento de vacío existencial y la identificación con el ego. Siento
    que la identificación con el ego nace como una manera de evitar el
    vacío, lo desconocido. Es tan basto lo que no conocemos, que tene
    mos que aferrarnos a nuestra “identidad”.
    Las experiencias que nos sacan de esta identidad y nos llevan a esa sensación de vacío, son consideradas como malas y las que nos devuelven a ella, es decir a lo conocido, son buenas. Lo último que
    he ido entendiendo respecto a esto junto a Vikrant, es que lo que llamamos vacío es una ausencia de lo conocido que la mente inter
    preta como oscuro, malo, siniestro etc. Pero no es “algo”. Yo creo
    que el ego no se acerca ahí porque presiente que va a morir y de
    alguna manera tiene razón.

    Un abrazo.

  6. cristina dice:

    Querido Vikrant, hoy sentí la necesidad de leer nuevamente tus reflexiones sobre el ego. Me saqué una foto Kilian donde se supone te fotografían el “aura” y el resultado arroja que estoy perdiendo el ego y acercandome a la espiritualidad, entonces yo pensé “se estará riendo de mí?”. Ovbio, ya tomarse una foto del aura para ver si te estás iluninando es bastante egocentrico. Tienes razón, uno no es ni tan humilde ni tan arrogante. Mi hermana que es muy envidiosa, fue y se sacó su foto, me la mostró diciendome “yo trascendi el ego”, es decir “te gané”, entonces yo le mandé un mail para que se meteriera a tu blog y lea estas reflexiones. Ahora me pregunto ¿quién tiene el ego más grande?

  7. Vikrant Sentis dice:

    Cristina. Nadie tiene el ego grande o pequeño. Los egos no tienen tamaño, pues es sólo una sensación de identidad separada. Popularmente se usa la palabra ego para referirse a la sobervia, el orgullo y la arrogancia. Y en este sentido yo puedo decir que esta persona es más arrogante que esta otra, pero esto no tiene neda que ver con la ” cantidad” de ego, es simplemente una manisfestación más, como la humildad, el altruismo o la idea de que soy espiritual, etc. Todas estas son manifestaciones del ego, es decir de la idea de que existe una identidad separada del todo.
    Un abrazo

  8. cristina dice:

    Gracias Vikrnat, voy a mirar mi foto Kirlian con más cariño, después de todo, desde un punto de vista estético, sus colores me gustan y puede ser un elemento decorativo. Un beso grande.

  9. olafo dice:

    Silencio, simplesa, vision directa y sin interpretacion. Para mi es estraño que gente se mueva en esta nebulosa del ruido mental interminable tratando de analizarlo todo.Por eso me gusta la gente simple con la cual se puede hablar y reir simplemente. El pescador, el verdulero, el abuelito de la esquina, quedarse sordo para oir esto es ego para mi separarse de la verdad de lo “que es” sin interpretacion alguna. En fin SILENCIO……..por favor

  10. Vikrant Sentis dice:

    La verdad no puedo evitar comentar a Olafo, que creo que se quien es. Hola Olafo… harto tiempo que no te veo. El verdulero, el panadero, la señora de la esquina en mi parecer no están más en contacto con “lo que es” que el gerente de marketing del Lider. Solamente tienen egos menos sofisticados y pulidos, nada más. Son más simples y menos intelectuales. Respecto del análisis, simplemente otro juego mental… un poco más sofisticado que un “flipper” , pero igual de entretenido e inutil.
    vik

  11. alquimia dice:

    y que ha pasado que este blog se ha abandonado???

  12. olafo dice:

    Porque dices saber quien soy, ni yo se quien soy…..
    saludos

    olafo

  13. Vikrant Sentis dice:

    Algunas respuestas: Alquimia, no lo he abandonado, estoy entretenido conversando con olafo… ya viene un nuevo post.
    Olafo, yo tampoco se quien soy, menos se quien eres… solo fanfarroneaba,…en serio.
    vik

  14. Francesca dice:

    Llevo días leyendo todo lo que escribes,me pareces alguien apasionante de conocer….que más puedo decir…

  15. Vikrant Sentis dice:

    Francesca. Gracias. Es refrescante escuchar este tipo de cosas. No se si soy apasionante de conocer, pero ciertamente soy un apasionado con mi vida y lo que hago.
    Un abrazo
    Vik

  16. Aileen dice:

    Aqui te dejo un mensaje despues de 3 años para que la personalidad de tu mente se alimente 🙂 saludos de otro ego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.