Sobre la experiencia directa y el rol de la mente en la creación de la misma.

31 enero, 2007

Hola nuevamente. Este va a ser mi último post antes de irme definitivamente de vacaciones. Al sur esta vez…no hay India este año.

La verdad es que la inspiración me vino mientras andaba en bicicleta, sudando bajo 31 grados de calor. No he estado muy inspirado últimamente. He estado trabajando en un post sobre la direccionaldidad que le damos a nuestras vidas…pero no parece aparecer algo que me deje conforme. Siempre estoy abierto a que me sugieran tópicos que le sean interesantes. En fin, quiero comentar sobre algo que me surgió mientras pedaleaba:

Durante todos los artículos he hecho énfasis en la importancia de la experiencia directa en contraste con las creencias y la fe. El mensaje velado ha sido que la experiencia está más en contacto con lo que “es” que los sistemas de creencias.

Al decir esto pareciese asumirse que la experiencia es el contacto directo con los fenómenos, o que ésta es siempre pura, no conceptual e intrínsecamente fenomenológica. Pero ¿que pasa si las experiencias también pueden ser coloreadas y producidas por las ideas de la mente y sus sistemas de creencia? ¿Puede la mente, con sus condicionamientos producir una experiencia? Y si es así ¿que tipo de experiencias? ¿Todas? ¿Sólo algunos tipos? Anteriormente he hablado y establecido el rol que juega la mente en la conceptualización de una experiencia, pero ¿puede ésta crear la experiencia? Estas preguntas me hacía mientras estaba en la bicicleta…y estas son mis reflexiones al respecto:

Cuando utilizo la palabra experiencia en realidad es como utilizar una caja donde caben fenómenos bastante diferentes, con características, orígenes y forma de expresarse particular y a la vez diversos.
Por experiencia, en simple, me refiero a una vivencia que el organismo humano tiene que puede involucrar uno o múltiples aspectos de su funcionar.

Estas vivencias pueden ser emocionales, intelectuales, físicas y, las así llamadas trascendentes.

Me gustaría comentar sobre el ámbito de la experiencia espiritual o mística.

Usualmente utilizo el hecho de que haya vivido algo directamente como validador de ese algo. Pero lo cierto es que mi mente puede perfectamente fabricar la experiencia que tengo, cuando ese algo que estoy viviendo calza con mi sistema de creencia previo.

Recuerdo en Poona, en mis primeros viajes al ashram de Osho, haber tenido experiencias de éxtasis, de apertura emocional, con lágrimas corriendo por mis mejillas al cantar canciones devocionales dedicadas al maestro. Sintiéndome “uno” con todo, desapareciendo en una expansión emocional y corporal muy difícil de describir en palabras. La vivencia en sí fue real, pero esta fue provocada por mi mente al dejarse ir en el flujo emocional de mi organismo y esto produjo una expansión energética. Mi mente se dejó ir porque estaba en la comunidad de Osho, rodeado de sannyasins, cantando canciones a Osho, mi amado maestro. Si hubiera estado en una iglesia católica cantando “yo tengo un gozo en el alma…” estoy seguro no hubiera sentido esta expansión. Aunque si recuerdo en mis tiempos de pastoral juvenil haber tenido experiencias similares cantando exactamente esa canción.

Entonces, puedo decir que la mente puede fabricar experiencias místicas “reales” de tipo emocional, como ocurre con el movimiento carismático o los pentecostales. Todo lo que se requiere es que la acción sea desarrollada en un contexto frente al cual no tengo resistencias y me encuentro en una postura de apertura psicológica, debido a que calza con mi sistema de creencia.

La mayoría de las llamadas experiencias místicas de índole devocional o emocional en general son provocadas por una figura o contexto que el sujeto previamente le tiene asignada una connotación positiva. Ramakrishna dice haberse iluminado en su amor por Shiva; Santa teresa de Jesús, con Jesús; Meera con krishna; los Sufíes en su devoción por dios, etc.

Nuestra mente también puede generar experiencias a nivel corporal. De hecho reaccionamos sexualmente en forma diferida, dependiendo de nuestra capacidad de reconocer lo que nos gusta. Y esto nuevamente está marcado por nuestras ideas.

Volviendo al plano místico, recuerdo en mi época católica, si, alguna vez fui un pechoño, conservador y trancado animador de pastoral juvenil. En fin, recuerdo haber sentido escalofríos cuando comulgaba y comía la hostia. Obviamente esto me duró hasta que dejé de creer en la iglesia católica y en Dios.

Si bien puedo establecer que mi mente puede provocar experiencias directas de índole corporal y emocional, me pregunto ¿existe algún nivel de experiencia espiritual que no pueda ser provocada por mi mente, pero que sin embargo pueda dar cuenta de ella?

Bien, me parece que existen experiencias que no pueden ser creadas por la mente. Y estas son las experiencias que la trascienden, es decir, que tiene que ver con la consciencia pura, no dual, donde los mecanismos mentales no están funcionando. Puedo afirmar que la mente no puede producir la experiencia de meditación, pues esta ocurre más allá de la mente, además del hecho que no puede ser producida a placer, esta ocurre, pero no la puedo “hacer”.

La mente puede producir experiencias de expansión emocional que finalmente puedan llevarme al silencio interno, más allá de la mente, pero la mente no se puede trascender a sí misma. Sólo puede crear el contexto donde pueda ocurrir este fenómeno…pero no lo puede reproducir.

Una de las razones por las cuales las experiencias de trascendencia del ego no se pueden explicar en el lenguaje es porque el lenguaje pertenece a una dimensión mental, y estas experiencias ocurren cuando la mente está en silencio. Entonces, es como si tratara de contar una película que nunca vi.

La pureza de la experiencia, entonces, estaría reducida a eventos donde la mente humana no esté proyectando, coloreando la vivencia….pocos en realidad. La mayoría de las experiencias son proyecciones mentales. Al menos en lo que a la creación del contexto emocional se refiere.

Pareciese ser verdad lo que decía Peter Berger: “Lo que llamamos realidad, es de hecho simplemente un acuerdo social decidido por un grupo humano determinado”

De esta manera, somos nosotros, cada uno, los que creamos nuestra propia realidad…bueno ese tema lo desarrollaré más adelante….

Un abrazo a todos y felices vacaciones

vik


Deprecated: Tema sin comments.php ha quedado obsoleto desde la versión 3.0.0 y no hay alternativas disponibles. Por favor, incluye una plantilla comments.php en tu tema. in /home/centroexperienci/public_html/wp-includes/functions.php on line 4913

17 respuestas a “Sobre la experiencia directa y el rol de la mente en la creación de la misma.”

  1. cristóbal dice:

    Hola Vikrant, creo que lo más posible es que casi el 100% de las veces
    sea la mente la que filtra la experiencia. Me hace mucho sentido el que la mente le de la orden al organismo para que se expanda o no, de acuerdo a un estímulo “calificado”. Creo que he tenido momentos de no mente, muy pocos, meditando o embalado conversando con alguien. En ese espacio las cosas parecen carentes de sentido (del sentido que la mente le ha dado).
    Ahora,yo creo que miles de veces he agarrado esos momentos con la mente o he tratado e reproducirlos.
    Sabi qué?… últimamente conversando con ciertas personas, he llegado a la conclusión de que la mente crea sistemas casi por aburrimiento, como que uno le mete y le mete energía a inventarse un “asunto” por el cual vivir, por el cual justificar incluso sus temas no resueltos, donde uno engrupe e involucra gente, ratifica cosas con la opinión de los otros… en fin…. hablo por mí, pero estoy seguro que por muchos seres humanos. Yo creo que todo nace porque esta wea de estar vivo es demasiado rara , jaja. necesitamos un motivo, un “que hacer”. y funcionamos desde ahí y obviamente no vemos lo real, la experiencia directa.
    Bueno, sería interesante que pudieras hablar sobre la creación de realidades.
    He ido cachando que el que este mundo actúa como espejo de uno, es bastante cierto. No quiero convertirlo en una norma, simplemente lo he observado.
    Ahora, cómo interviene la neurosis dentro de esto? Desde la neura uno puede crear un infierno queriendo crear un paraíso….
    me encanta eso que decía Osho: tu eres el director, productor y actor de tu propia película…
    interesante, creo que es un temazo.
    Un abrazo

  2. Vikrant dice:

    Cristobal. Si, la mente necesita “algo” que hacer, incluso si no hay problemas se los va a inventar…por eso yo escribo un blog… de esta manera mi mente puede satisfacer su necesidad de “hacer algo”, descubrir los grandes misterios del universo y no me guevea y me deja tranquilo ver como pasan los autos.
    Respecto de la creación de la realidad. bueno lo mismo, pero en el agua…o algo así…en fin, me voy al cine.
    un abrazo
    vik

  3. vivigreen dice:

    mmmm interesante, pero me resuena a desintegrame el desear la ausencia de mi mente, por lo menos para mi, esta vez paso….

  4. Vikrant dice:

    Vivigreen.
    La ausencia de la mente es la desintegración, al menos momentánea, del ego…lo cual no significa que sea la desintegración del ser. Existen muchos más niveles de consciencia disponibles para la experiencia humana que simplemente el operar desde la mente y el ego… pero entiendo que cuando esto está fuera de la experiencia pueda parecer amenazante y hasta aterrador… pero, lo cierto es que tu también has vivido estos instantes…en un orgasmo, la mente desaparece y sólo está el aquí y ahora de la experiencia, o cuando la sorpresa de lo imprevisto ocurre, o al encontrarse con el amado…etc Todos hemos vivido estos momentos espontáneamente, aunque quizás no lo llamemos de ese modo.
    Por lo tanto la amenaza sólo existe en la anticipación de algo, que en el fondo, es tan parte de la naturaleza humana como la mente y su maravilloso funcionar. Pero el problema radica en que creemos que somos nuestra mente, en esencia, y no que la mente es uno más de los mecanismos de nuestro organismo.
    Un abrazo
    Vik

  5. Matrix dice:

    Vikrant, me dio mucha risa “yo tengo un gozo en el alma…” jajaja… obviamente tambien la cante…

    Como siempre me surgen preguntas… Cuando dices que “puedes afirmar que la mente no puede producir la experiencia de meditación porque ocurre más alla de la mente”… según tu opinión: ¿Como sabes que estas más allá?… tengo claro que la respuesta es compleja y mental… pero al afirmar eso ¿no podría ser nuevamente una experiencia del tipo cuando comulgabas y “recibias al señor”? ¿Qué la hace diferente que la mente no pueda producirla?

  6. cristóbal dice:

    Quería agregar… considero super importante desmantelar en la medida de lo posible, el condicionamiento de la mente… pero también considero que es un camino pa valientes y a mi a veces me dan ganas simplemente de llamar a mi mamá, pa que me diga que la vida es segura y linda y todo es como yo creo que es…. tanto como a veces siento el “llamado” de ir hacia los confines de mi mismo, me dan ganas de quedarme en la casa viendo tele.
    Puta¡¡ también necesito ser feliz con esta realidad de la que tanto he renegado…
    abrazos.

  7. Matrix dice:

    Un artículo interesante relacionado al tema publicado por el diario El Pais de España.

    La ilusión del libre albedrío

  8. Vikrant dice:

    Amigo Matrix. Tus preguntas son siempre un desafío…pero esta… no soy capaz de responderla. no porque no pueda, sino porque la respuesta no puede ser comprendida en la dimensión del lenguaje. cuando hablo de la “experiencia” de meditación en reaidad estoy diciendo algo que no es , ´pero no se como decirlo de otra manera, pues la meditación, como estado, no es una experiencia, pues trasciende esa dimensión… pero como explicar en el lenguiaje lo inexplicable. Solo puedo decir que los que saben de lo que hablo, lo saben… y los que no, no hay nada que hacer… me topo con la pared del fondo. sólo invitar a la experiencia… que no es experiencia, pues trasciende la dualidad… y eso mi mente y mi lenguaje no lo pueden entender… salud, y gracias por los desafíos, pero en este , tu ganas.
    Un abrazo
    Vik

  9. Vikrant dice:

    Amigo Cristobal. da lo mismo. Puedes abrir los ojos o ensoñar, igual estai donde estai…y no hay nada que hacer. Ahora, mejor estar que no estar…o no? Si no hay opción prefiero lo real. ahora, que es lo real?
    no sé.´ ta bien… arrancate un poco. igual nos encontraremos este año en el taller…o No?
    un abrazo
    Vik

  10. Matrix dice:

    Querido Vikrant…

    Todo esto son desafíos y triunfos… pero como juego de autodescubrimiento… en realidad las preguntas generalmente son las mismas que me hago a mi mismo… respecto a lo que pregunte ¿Como sabes que estas más allá?… Mi respuesta ha sido que he notado cuando “creo” estar en ese más allá algo ocurre con la memoria… es decir, el recuerdo del suceso no es como los otros… es como que esta en el compartimiento de lo olvidado pero lo recuerdo perfectamente… Es como cuando estas totalmente en algo… obviamente el llegar a ese espacio como tu dices no lo puedo reproducir…

    A veces reflexiono respecto a esto como si el recuerdo clásico es debido a que el filtro de la mente esta presente y eso queda en un cierto compartimiento distinto al que cuando estoy total… que se asemeja más al compartimiento de lo que creo olvidar pero lo recuerdo perfectamente.

    Bueno… el lenguaje como tu dices no es adecuado para esto… de hecho creo que el límite del lenguaje se nota cuando entras a las paradojas… para mí… de ahí para delante esta eso que llamaste más allá…

    un abrazo.

  11. carolina dice:

    vikrant:
    hace tanto tiempo queria entender esto, siento que cada vez gracias a la meditacion que es tan personal,nunca he podido explicarselo a nadie… es la unica sensacion que vuelve a lo natural y puro y desde ese momento voy midiendo mis pensamientos y mis acciones,la realidad irreal que todo lo crea la mente…uy que susto le tengo a la mente!!!!!!aveces se arranca, creo que la meditacion es el unico camino de vuelta al hogar.pero tambien no crees que es ridiculo depender de una posicion o postura de manos?como dice Jodorswski?gracias por esta gran y necesaria reflexion.
    Namste
    carola

  12. Vikrant dice:

    Carolina. Mi experiencia es que la postura de manos, o física no juega un gran papel en el estado de meditación. Lo impoirtante es des-identificarse de los pensamientos y estar volviendo siempre al aquí y ahora. Ahopra, es posible que ciertas posiciones físcicas, manos, espalda , etc. puedan ayudar a estar más cómodo en el proceso. Respecto de los mudras, no tengo prácticamente experiencia con esto, pero intuyo que todo depende del valor que le entreguemos a esto. En lo que a mi respecta, me es más facil meditar si muevo, expndo, dsescargo y agoto mi cuerpo antes.
    un beso
    Vik

  13. cristina dice:

    Hola Vik, que entretenido está tu blog, como siempre, hoy necesitaba una respuesta y pense que era el lugar para encontrarla y asi fue……gracias…..me siento felíz

  14. Vikrant dice:

    Querida Cristina. Siempre un placer y una sonrisa en mis labios el leer que me lees aún…gracias a tí…un gran, gran abrazo…y simpre mucho amor y saludos a tu familia.
    vik

  15. Alicia Montero dice:

    Hola. llegué de “causalidad”… y eso es lo que me fascina de la vida. Ella se encarga que las cosas sean vistas por mi… mi “estar” en conciencia en el ahora. Pedí al Universo algo hoy… un regalo. Necesitaba un espacio como éste.
    Me encantó el tema, es un TEMAZO la mente no mente…necesita estar haciendo y haciendo constante-mente. Por eso disfruto de la meditación porque me lleva a ese estado…
    Me encantó este encuentro contigo… no he tenido aún la oportunidad, ya estamos cerca…confio!
    En armonía, paz, amor y compasión..

  16. Vikrant dice:

    Alicia. Hola. Gracias por el comentario… y si la meditación es la cosa.
    Un abrazo
    Vikrant

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.